Edición No. 379 | 14 DE JUNIO DE 2005
 
 
 
NACIONAL
 
¿ORO NEGRO EN PANAMÁ?
 
Dos empresas han solicitado permiso para explorar pozos petroleros. Se necesitarían 50 millones de dólares para probar la existencia acumulada del mineral en Darién 
 
GISELA GONZÁLEZ APOLAYO 
[email protected] 
 

Bloomberg

Hidrocarburo. El establecimiento de actividades exploratorias tendría efectos multiplicadores en la generación de empleos, servicios e industrias, aún cuando no se logre el descubrimiento de yacimientos comercialmente explotables.

Llegaron con la esperanza de encontrar oro negro en las profundidades del mar territorial panameño. No por coincidencia trajeron a sus hombres y su equipo sofisticado a explorar esta tierra.

Por años compañías estadounidenses asociadas a empresas panameñas insistieron en excavar nuevos pozos hasta que alguien detectó la presencia de combustible fósil en el subsuelo del país.

Las primeras investigaciones sobre el “aceite mineral” en Panamá datan del periodo comprendido desde 1917 hasta el año 1981, según registran los archivos del Ministerio de Comercio e Industrias. Durante ese periodo se perforaron 33 pozos exploratorios que fueron clasificados como “pozos secos”.

Sin embargo, en algunas de estas perforaciones se registraron indicios favorables de hidrocarburos. Sólo la leve sospecha levanta nuevamente el interés por hacer exploraciones.

En los pozos de Cañazas en Panamá y en Garachiné -Darién, se reportó la presencia de petróleo. También se registró en las regiones de Capetí y el Rancho Ahogado en Darién, mientras que en la zona de El Plaris en el golfo de Panamá y El Marea en el golfo de los Mosquitos se detectó gas natural.

Igual pasó en la región fronteriza con Costa Rica en Bocas del Toro. El pozo “tico-Cocoles” produjo petróleo por espacio de tres días a una rata promedio de mil 400 barriles de petróleo diarios.

Por otro lado, en la provincia de Chiriquí, el pozo Corotú produjo también petróleo en cantidades de dos mil barriles diarios.

Para los expertos la exploración de un mínimo de 33 pozos en el territorio nacional no es suficiente para determinar el futuro de la exploración petrolera de un país.

Tradicionalmente en las regiones petroleras sólo en uno de nueve pozos perforados se encuentra petróleo, y en uno de 44 perforados se detectan yacimientos comercialmente explotables.

Por lo tanto, Panamá aún no ha llegado al mínimo de pozos que las estadísticas mundiales requieren.

Sin embargo, los últimos hallazgos de pozos se dieron en el golfo de San Miguel en las comunidades de Cémaco, Bayano y Anayansi tras exploraciones entre los años 1987 y 1989.

Estos resultados provocarán que las exploraciones del hidrocarburo tomen “poco a poco” impulso en los próximos meses.

Por lo menos es lo que prevé el director de Hidrocarburos del Ministerio de Comercio, Wolfram González, al revelar que dos empresas de capital estadounidense han solicitado permiso para la perforación de pozos exploratorios.

Se trata de las empresas Circle Oil Company (Panamá S.A.), la cual pidió permiso de exploración geológica, geoquímica y geofísica y Harten de Panamá Limited, que solicitó un contrato de operación para la exploración y explotación.

Pero ¿qué mueve a estas empresas a llevar adelante estos estudios?

Quizás el interés esté basado en la ubicación del Istmo de Panamá, cercano a otras naciones productoras como lo son México y Venezuela o a los antecedentes de exploraciones donde se concluye que Panamá aún no ha llegado al límite mínimo de pozos perforados para determinar la existencia del “aceite mineral”.

Lo cierto es que se trata de empresas experimentadas en exploración de yacimientos petroleros, que cuentan con el equipo y tecnología avanzada necesaria para este tipo de actividad.

Una vez cumplan con los requisitos establecidos por la Ley No. 8 del 16 de junio de 1987 que regula las actividades de hidrocarburos, el Ministerio de Comercio tomará la determinación de otorgar el permiso que será sellado mediante un contrato que especificará los términos bajo los cuales la empresa operará, teniendo como punto central el impacto ecológico que puede causar la explotación petrolera.

La realización de evaluaciones de impacto ambiental es necesaria para detectar la presencia de contaminantes y su efecto sobre el medioambiente.

La única manera de constatar si realmente existen acumulaciones de hidrocarburos en el subsuelo panameño es mediante perforaciones. No obstante cada una de estas perforaciones conlleva un costo mínimo de dos a cinco millones de dólares, dependiendo si los trabajos se realizan en mar o tierra.

Las exploraciones mencionadas revelan la existencia de condiciones de sedimentación orgánica para la constitución de “rocas generadoras” de petróleo. Sin embargo, siendo el petróleo un fluido con capacidad migratoria o movilidad queda por determinar en dónde se encuentra acumulado el hidrocarburo. He aquí el enigma de la exploración petrolera en Panamá.

Pero la cuestión no es sólo encontrar petróleo. También se necesitaría una refinería para procesar este mineral y procesarlo como producto terminado o crear un “joint venture” [unión de empresas con un propósito específico] con empresas que hagan el trabajo de procesar el producto.

El Istmo de Panamá tiene una superficie terrestre de 77,000 Kms cuadrados y de 53,000 Kms cuadrados de plataforma. En esta superficie durante los últimos años se han detectado en total unos 36 pozos.

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
¿ORO NEGRO EN PANAMÁ?
EN EL MAPA DE LOS CREATIVOS
ENTRE DIVIDENDOS Y AUDITORÍAS
LA RECETA DE COVEY
 
PANORAMA
LA MERCADOTECNIA DEL NACIONALISMO
 
RELIEVE
‘GRANULANDO LA INFORMACIÓN’
 
ENTREVISTA
¡REGULACION, POR FAVOR!
 
ACTUALIDAD
A SALVAR LOS ARBOLES
 
 TEMA DE PORTADA
 
 
Mucha agua ha corrido desde que hace 59 años abrió el primer supermercado en Panamá. En aquel momento la variedad de los productos era escasa y los alimentos importados terminados dominaban - casi en su totalidad - el espacio de las carretillas que empujaban con novedad las amas de casa. Poco se hacía para captar potenciales clientes, pues el concepto de grandes emporios minoristas era un modelo que só...[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.