Edición No. 382 | 5 DE JULIO DE 2005
 
 
 
ACTUALIDAD
 
A SALVAR LOS ARBOLES
 
Hay una conspiración por acabar con los bosques más valiosos del mundo. Cada año se pierden 14.6 millones de hectáreas de bosques 
 
CLAUDE MARTIN Y IAN JOHNSON 
proyect sindicate 
 

KRT

DEFORESTACIÓN. Con los alarmantes niveles de destrucción es probable que desaparezcan plantas todavía por descubrir.

Nadie puede pasar un día sin usar un producto que provenga de un bosque. En mayor medida de lo que la mayoría de la gente se da cuenta, el papel sobre el que escribimos, el agua que sale de nuestros grifos, las medicinas que nos sanan, la madera que construye nuestras casas y muebles, todos se originan en bosques. Los bosques producen el aire fresco que respiramos y son los hábitat de especies en peligro. También nos proporcionan oportunidades recreativas, cada vez más importantes en nuestro complejo mundo. Aproximadamente 1.5 mil millones de los pobres que viven en zonas rurales del mundo dependen de los bosques para necesidades básicas como comida y leña.

Sin embargo, la deforestación continúa. Cada año perdemos 14.6 millones de hectáreas (145,000 kms. cuadrados) de bosques, un área casi cuatro veces el tamaño de Suiza. El manejo forestal irresponsable, acentuado por la mala regulación y aplicación de las leyes por parte de los gobiernos, y los mercados que premian la tala ilegal están conspirando para acabar con los bosques más valiosos y amenazados del mundo. Una vez que los bosques comienzan a desaparecer, por lo general se produce un conjunto de males ambientales, sociales y económicos que nos afectan a todos de alguna manera.

La isla de Sumatra, en Indonesia, es un buen ejemplo. Las compañías productoras de pulpa y papel están llevando a cabo una destrucción rampante e ilegal de bosques que contienen la más rica diversidad de plantas del mundo. Es probable que en el camino desaparezcan plantas todavía por descubrir, así como especies en peligro como el rinoceronte y el elefante de Sumatra, y el orangután. Cuando los bosques de Sumatra desaparezcan, comunidades completas de personas se encontrarán con un lugar poco idóneo para vivir y sin una manera decente de ganarse la vida.

Más aún, la distorsión de los mercados globales causada por el comercio de productos producidos de manera barata e ilegal produce desventajas para las empresas que demuestran responsabilidad social. Los países en desarrollo están perdiendo 15 mil millones de dólares al año de ingresos por impuestos, debido a la tala ilegal. Para empeorar las cosas, la demanda de madera para la reconstrucción tras el tsunami del año pasado está intensificando la ya insostenible demanda que existe sobre los bosques de Sumatra.

Amenazas similares a los bosques son evidentes en el Amazonas y en la Cuenca del Congo. La reciente Evaluación de Ecosistemas para el Milenio (EEM) de la ONU muestra que los bosques de éstas y otras regiones de importancia crítica se encuentran en franco declive debido al mal manejo, y que continuarán desapareciendo a menos que se tomen medidas serias. La información divulgada por el gobierno de Brasil indica que la deforestación de los bosques irremplazables del Amazonas, debido a factores como la conversión a tierras agrícolas, llegó a los 2.6 millones de hectáreas (cerca de 26.000 kms. cuadrados) el año pasado, llevando el área deforestada total del Amazonas a un 17%.

Pero la batalla contra la deforestación no está perdida. Diversas organizaciones, ambientalistas y empresas preocupadas del estado de los bosques del mundo están uniendo fuerzas para revertir la reforestación y mejorar el manejo de los bosques.

De manera similar, una reunión cumbre entre los gobernantes de los países de la Cuenca del Congo tuvo como resultado una cooperación transfronteriza sobre conservación y manejo responsable de los bosques.

Los estudios del Fondo Mundial para la Naturaleza demuestran que si los bosques del mundo se dividen en una combinación de usos y tipos, podemos dar respuesta a las necesidades mundiales de productos forestales, al tiempo que conservamos importantes recursos ambientales y sociales para el futuro previsible. Los líderes de negocios, los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil deben jugar su papel para hacer realidad esta visión.

El autor es director general de WWF International y Ian Johnson, vicepresidente de Desarrollo Sustentable del Banco Mundial.

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
FUMADORES PIERDEN TERRENO
LA OTRA CIUDAD DE PANAMA
CAMBIANDO AL COMPAS DEL MERCADO
MONTADOS EN ‘SCOOTERS’
RETORNA GLORIA VANDERBILT
ESTAFA EMBOTELLADA
 
PANORAMA
MEMORIAS ARGENTINAS
 
RELIEVE
CONTRA EL TRABAJO INFANTIL
 
ENTREVISTA
¡REGULACION, POR FAVOR!
 
ACTUALIDAD
A SALVAR LOS ARBOLES
 
 TEMA DE PORTADA
 
 
Cuando Michael Porter, el gurú de la competitividad, visitó Panamá en 1998 dejó un mensaje que resonó por mucho tiempo en la mente colectiva del país. La idea de formar clusters para sobrevivir extra fronteras.

Pasaron siete años desde que el profesor de la escuela de negocios de Harvard y autor de más de 16 libros visitó el país y su modelo ha dejado de ser una simple idea.

En tan solo dos meses se han formado 11 de estos enclaves...
[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.