Edición No. 382 | 5 DE JULIO DE 2005
 
 
 
NACIONAL
 
CAMBIANDO AL COMPAS DEL MERCADO
 
En 1959, una bodega que vendía solo rones y cervezas soñó con ser un “wine store”. ¿Cómo lo haría? Superando riesgos y aprovechando las mejores ofertas de productos 
 
GRACE KELLY CHI 
[email protected] 
 
TRAYECTORIA. Enrique Porto se ha dedicado por más de 40 años a transformar su bodega.
Pocos males pueden embeber tanto a los mortales como los licores. Desde la era griega con el culto a “Dionisio” -el dios del vino-, hasta llegar a nuestros días, “la rumba y las bebidas fermentadas” siguen ocupando un lugar especial en el corazón de los hombres. Y quienes bien saben esto, son los vendedores y distribuidores de licores.

En el mundo existe todo tipo de licores, aun en mercados pequeños como Panamá se calcula que se venden unos dos mil tipos de vino.

Sus compradores son jóvenes y adultos, ricos y pobres. La tendencia de probar lo exquisito se ha apoderado de la población, y los números lo demuestran. Sólo en consumo de vinos se reportan más de 200 mil cajas vendidas.

Aprovechando todo este mercado, una pequeña empresa con más de 40 años de existencia se ha ido renovando para mantenerse a tono con las tendencias del mercado que envuelven a las licoreras.

Bodega Mi Amiga surgió en 1959, época en que las bodegas de licores despachaban sus productos a través de mostradores y con la ayuda de sus empleados. Los vinos aún no eran conocidos como manjar de consumo masivo, y pocas tiendas en el país eran “self service”.

En esos años, Enrique Porto, dueño de Bodega Mi Amiga, abría su primer local a un costado del antiguo supermercado Sas en Vía Porras.

La presentación de productos en pasillos y mostradores adecuados que utilizaban sus vecinos, fue inspiración para Porto, quien decide modificar su bodega “para que los clientes pudieran despacharse la mercancía por sí mismos”.

Así las cosas, Porto muda su negocio dos veces consecutivas para ganar más espacio, hasta ubicarse frente al supermercado la Casa de la Carne en la Vía Porras en 1983.

Diez años después el negocio empezó a surtirse a sus anchas con vinos, quesos, embutidos, chocolates, entre otros.

Bodega Mi Amiga logró surtirse de un promedio de mil clases de vinos de variados tamaños, provenientes de Chile, España, Sudáfrica y Australia.

Pese al desarrollo en preferencias, los fuertes en ventas siguen siendo los licores más comunes como: el ron, el seco o las cervezas, acompañados de los mezcladores y el hielo.

La práctica enseñó a Porto que no sólo debe vender lo exclusivo para competir, sino que no debe abandonar los productos más comunes que mantienen el flujo en sus cajas registradoras.

Con esto en mente y buscando el equilibrio en el negocio, Porto construirá una nueva sucursal de Bodega Mi Amiga, con una inversión no revelada, que incluye la compra de un edificio, y otros gastos como remodelación y mobiliario.

La tienda seguirá en el tradicional barrio de San Francisco y estará ubicada en el antiguo Teatro Roosevelt, en Vía Porras, calle 67.

La mezcla del nuevo negocio incluirá cavas especiales con las mejores ofertas de vinos de la casa, cuartos presurizados para los habanos y cigarrillos, frigoríficos para los quesos, ceviches, y por último más espacio para colocar mostradores con empanadas o café. La inauguración será en agosto de este año.

Por ahora, Porto no ha pensando en abrir más sucursales. Dedicará todo su esfuerzo a surtir su nueva tienda de licores y así satisfacer la creciente demanda local.

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
FUMADORES PIERDEN TERRENO
LA OTRA CIUDAD DE PANAMA
CAMBIANDO AL COMPAS DEL MERCADO
MONTADOS EN ‘SCOOTERS’
RETORNA GLORIA VANDERBILT
ESTAFA EMBOTELLADA
 
PANORAMA
MEMORIAS ARGENTINAS
 
RELIEVE
CONTRA EL TRABAJO INFANTIL
 
ENTREVISTA
¡REGULACION, POR FAVOR!
 
ACTUALIDAD
A SALVAR LOS ARBOLES
 
 TEMA DE PORTADA
 
 
Cuando Michael Porter, el gurú de la competitividad, visitó Panamá en 1998 dejó un mensaje que resonó por mucho tiempo en la mente colectiva del país. La idea de formar clusters para sobrevivir extra fronteras.

Pasaron siete años desde que el profesor de la escuela de negocios de Harvard y autor de más de 16 libros visitó el país y su modelo ha dejado de ser una simple idea.

En tan solo dos meses se han formado 11 de estos enclaves...
[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.