Edición No. 423 | 25 DE ABRIL DE 2006
 
 
 
Nacional
 
La nueva cara de Panamá Viejo
 
Los proyectos de restauración e investigación en el parque arqueológico e histórico de Panamá Viejo avanzan, y la Torre de la Catedral estrena un mirador que promete atraer más visitantes 
 
TAMARA DEL MORAL 
[email protected] 
 

LA PRENSA | Jihan Rodríguez

MIRADOR. El costo para subir a lo alto de torre será de cuatro dólares para los adultos, tres dólares los jubilados y dos, los estudiantes.

Desde lo alto del nuevo mirador de la Torre de la Catedral de Panamá Viejo, se aprecia un grupo de turistas, con cámaras al cuello, que recorre las estructuras arquitectónicas de la primera ciudad española fundada en la costa del Pacífico de América por Pedro Arias de Ávila, en 1519.

Los edificios a lo lejos anuncian la cercanía de la moderna ciudad, que contrasta con la torre y los restos de la antigua ‘perla del Pacífico’.

La brisa acompaña la vista del Corredor Sur y la playa pantanosa en donde hace casi 17 años se hundían los paracaidistas norteamericanos cuando invadían Panamá.

Los turistas caminan por un área que ha rejuvenecido. La torre, que fue testigo del traslado de las riquezas americanas hacia España, estrena otro aspecto y ofrece una nueva vista.

Sus paredes lucen un tono amarillento. Los obreros explican que es debido al mortero de cal que han puesto, piedra por piedra. Con el tiempo, se irán poniendo grises.

Con un costo total de 800 mil dólares, las obras de la torre incluyeron los estudios preliminares, que fueron financiados por el gobierno español, además de la consolidación de las ruinas, excavaciones, los trabajos de construcción del mirador (que se financiaron con fondos obtenidos de la acuñación de la moneda con la imagen de la torre), iluminación y una exhibición en las ventanas.

También se instaló un equipo electrónico, que simulará el sonido de las campanas a las 6 de la mañana, a las 12 medio día y a las 6 de la tarde.

“No se pueden poner campanas debido al peso y la antigüedad de la estructura, pero con el sonido se intenta que la catedral vuelva a ser ese referente que fue durante la época de la colonia”, explicó Julieta de Arango, directora del Patronato Panamá Viejo, ente encargado de la administración del sitio.

Antes, se ascendía a la torre a través de una escalera de caracol ubicada en el muro norte del edificio. Ahora, por seguridad, se ascenderá por una escalera metálica con pisos de madera, ubicada en el interior de la torre.

Para que los visitantes tengan una idea de cómo era en la época colonial, se ha construido también un tramo de escalera similar a la original.

La restauración de la Torre de la Catedral, con capacidad máxima para 60 personas, ha sido ‘el proyecto estrella’ del patronato, que en los últimos 10 años, ha desarrollado trabajos de monitoreo, tratamiento preventivo y restauración en varios monumentos, incluyendo el Puente del Rey, el Convento de San José y el de Santo Domingo.

Se espera que con el mirador aumente el número de visitantes al sitio, que durante el 2004 fue de 28 mil 170, cifra que se incrementó el año pasado a 36 mil 160. Este año, en los dos primeros meses, han llegado 8 mil 756 personas.

OTROS PROYECTOS

Actualmente se realizan trabajos en el Puente del Matadero, en el extremo occidental del complejo monumental, un arco de piedra que debe su nombre al matadero que existió allí.

Los obreros limpian las piedras de la base del puente y eliminan los sedimentos, inyectando agua con amonio cuaternario entre las uniones para evitar la aparición de bacterias y hongos. Más adelante, se rellenarán los espacios con una mezcla especial.

Cerca de esa área se construirá un edificio que albergará el nuevo mercado de artesanías.

Aún está pendiente, por parte del Ministerio de Obras Públicas, la construcción de un cajón pluvial para disminuir el caudal de las aguas que pasan debajo del Puente del Rey.

Pero hay retos mayores: el traslado de la Vía Cincuentenario y la reubicación de la antigua gasolinera Accel.

La histórica ciudad

Panamá Viejo fue declarado Conjunto Monumental Histórico por el gobierno mediante la Ley 91 del 22 de diciembre de 1976 y Patrimonio Mundial Cultural por la Unesco en julio de 2003.

Sus 28 hectáreas de terreno son administradas desde 1995 por el patronato, formado por el Instituto Nacional de Cultura, el Instituto Panameño de Turismo, el Club Kiwanis de Panamá y el Banco del Istmo, quienes trabajan en base a un plan maestro elaborado en 1998.

El proyecto del parque arqueológico e histórico no contempla el desalojo de la población vecina.

 

 
PUBLICIDAD
 
 
 
     

OTROS TEMAS
La historia se arruina
Coiba, aún sin plan de manejo
La nueva cara de Panamá Viejo
Realidad tras bambalinas
 
PANORAMA
 
RELIEVE
Descubriendo evidencias del pasado
 
ENTREVISTA
 
ACTUALIDAD
La era del conocimiento
 
 Tema de portada
 
 
Mantener el verdor de la naturaleza no es cuestión de pintar: se requiere paciencia y millones de dólares. Panamá cuenta con 2 millones 600 mil hectáreas de áreas protegidas, que representan el 34% del territorio nacional. Son hectáreas entre zonas boscosas y reservas hídricas divididas en 65 áreas, que por ley o decreto municipal han sido declaradas “protegidas”. Pero solo se cuenta con rec...[ver más]
 
 
Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.