Edicion N 726 | 24 de abril de 2012
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

la voz calificada

NUEVAS TENDENCIAS EN BANCA



FIGURA

DAISY CHACHÓN APARICIO
[email protected]

|

Desde hace ya algunos años, la figura del fideicomiso ha venido remplazando las garantías tradicionales en los préstamos para compra de bienes muebles o inmuebles, especialmente en la compra de autos.

No obstante, el desconocimiento de la figura del fideicomiso suele generar incertidumbre en el prestatario, acostumbrado a la figura de la hipoteca y especialmente a custodiar los documentos originales del bien adquirido con el préstamo. Lo cierto es que el hecho de que otro tenga la propiedad de “mi auto” o “mi casa”, asusta… ¿cierto?

Comenzaremos por definir el término fideicomiso conforme lo establece la norma panameña.  La Ley 1 de 1984 que regula el Fideicomiso en Panamá, establece en su artículo 1 lo siguiente:

“El fideicomiso es un acto jurídico en virtud del cual una persona llamada fideicomitente transfiere bienes a una persona llamada fiduciario para que los administre o disponga de ellos en favor de un fideicomisario o beneficiario, que puede ser el propio fideicomitente”.

Al leer esta definición, el fideicomiso pudiera parecer complicado y ajeno a nuestra rutina diaria, por lo cual aseveraríamos con firmeza que no hemos estado involucrados jamás en algo similar.  Lo cierto es que la fiducia está presente aún en las transacciones más sencillas y es tan antigua como el comercio.  Veamos dos ejemplos:

1. Su compañera/o de trabajo le entrega un balboa para que a su vez usted lo entregue a otra persona a quien le encargó la compra de una gaseosa. Sin saberlo, usted está recibiendo un encargo fiduciario y durante el lapso que mantenga en su posesión el balboa, usted es el fiduciario de ese “activo” y por lo tanto, es también responsable de su cuidado.

2. Usted ha acordado prestarle a su primo B/.10,000.00 para que compre un auto para uso personal, siendo el auto la garantía de pago de dicho préstamo.  Dado que usted desea asegurarse que el auto no sea traspasado sin su consentimiento, acuerdan que el auto no va a estar a nombre suyo ni de su primo, sino a nombre de un familiar de confianza de ambos, el cual lo traspasará a favor de su primo cuando el préstamo se cancele.  En este caso, el familiar que tendrá a su nombre el auto estaría actuando como fiduciario de este activo.

El segundo ejemplo ilustra claramente el fenómeno actual de constituir fideicomisos en lugar de hipotecas para garantizar los préstamos bancarios.  Las razones por las cuales se está optando por esta práctica en lugar de las hipotecas son las características especialísimas del fideicomiso, entre las cuales podemos mencionar:

· Patrimonio separado: los bienes del fideicomiso constituyen un patrimonio separado del fideicomitente, fiduciario y sus beneficiarios.

· Inembargabilidad: al constituir un patrimonio separado, los activos del fideicomiso no podrán ser embargados ni secuestrados, salvo por obligaciones o daños ocasionados en la ejecución del fideicomiso.

. Agilidad: el proceso de ejecución de la garantía o dación en pago se realiza a través de un proceso sumario, evitando la vía ordinaria y logrando un precio de venta justo, a diferencia del que se pudiera obtener a través de un remate judicial.

Para obtener estas ventajas, es obligatorio entonces que el traspaso del bien al fiduciario se realice de manera formal y real y es por esta razón que el fiduciario debe mantener en custodia, todos los documentos originales del bien que garantiza el préstamo otorgado.

Por lo anterior, no debemos asustarnos sino más bien comprender las ventajas de mantener este activo separado de nuestro patrimonio, para sacar provecho de sus beneficios como por ejemplo, la protección de que goza el mismo al no ser objeto de embargos. La fiducia puede utilizarse para lograr otros objetivos más perecederos, como por ejemplo proteger y administrar nuestro patrimonio sucesorio, por lo que bien podríamos considerar que una vez cancelado el compromiso crediticio contraído con el banco que otorgó el préstamo, se mantenga el bien mueble o inmueble dentro de un fideicomiso y gozar de los beneficios de este para proteger los bienes y asegurar su uso por nuestros herederos.
 

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2011. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email