Edicion N° 859 | 13 de enero de 2015
Inicio Relieve Dossiers
 

management

‘LAS MEJORES UNIVERSIDADES, AL ALCANCE DE TODOS’



educación

MARÍA CARLA CHICUEN
[email protected]

|

“Conozco un alumno brillante. Me encantaría que estudiara en las mejores universidades del mundo, pero sé que no tiene los  recursos para lograr esa  educación”.

He perdido la cuenta de las veces que he escuchado estas palabras, ya sea durante mis presentaciones en escuelas locales o en conversaciones más informales con maestros, consejeros e incluso padres de familia.

Es muy común que las personas asocien el prestigio y calidad de una universidad con los costos de la misma, y que interpreten la escasez económica como una barrera para realizar estudios en las universidades que más les ayudarían a alcanzar su potencial.

A causa de este mito, hay escuelas y familias que rechazan automáticamente la posibilidad de que sus estudiantes o hijos asistan a universidades prestigiosas en el extranjero.

Como resultado, muchos de los jóvenes más talentosos nunca se atreven siquiera a llenar una solicitud de admisión a este tipo de instituciones.

Mi propia historia demuestra que los jóvenes de bajos recursos sí pueden aspirar a las mejores universidades.

Hace un poco más de 10 años, al comienzo de mis estudios preuniversitarios, mi familia atravesaba un período económico difícil que hacía impensable que yo pudiera asistir a una universidad con costos anuales por encima de los $50 mil, lo normal entre muchos programas de pregrado (en inglés, college) en Estados Unidos.

Sin embargo, un buen día tuve la fortuna de leer en el periódico un mensaje del presidente de Harvard en ese momento, Lawrence Summers, anunciando que nadie debería descartar a Harvard solo por pensar que no podría pagar el costo de los estudios de esta universidad en Cambridge, Massachussetts.

Este mensaje me motivó a explorar la página web oficial de Harvard, donde leí sobre el programa de ayuda financiera que la hace asequible incluso para los estudiantes de familias más  pobres.

Al continuar investigando sobre los costos reales de otras universidades prestigiosas aprendí que muchas— como Princeton, Yale, Stanford, Brown, Columbia y la Universidad de Pennsylvania— ofrecían programas de ayuda financiera similares.

Esta ayuda suele ser tan generosa que los estudiantes de bajos recursos muchas veces terminan pagando costos más elevados en universidades menos prestigiosas que carecen de iniciativas de ayuda financiera.

En efecto, la carta de aceptación que recibí de Harvard a principios de mi último año en el instituto venía acompañada de una oferta de ayuda financiera basada en los ingresos de mis padres.

La suma final que debíamos pagar era significativamente menor que el costo de otras universidades locales que también me habían aceptado.

Si bien muchas universidades restringen la ayuda financiera disponible para estudiantes provenientes de otros países, nunca se debe asumir que el costo oficial de una universidad (en inglés, sticker price) será el valor real (en inglés, net price) que el estudiante y su familia tendrán que pagar por ella.

En Estados Unidos, de hecho, los sitios web de las universidades normalmente incluyen una herramienta llamada Net Price Calculator que permite estimar cuánto le costarán los estudios a un estudiante en particular, dependiendo de las circunstancias financieras de su  familia.

En próximos artículos de esta columna explicaré cómo los jóvenes pueden prepararse para navegar exitosamente el proceso de admisión a las universidades más selectivas, y cómo optar por becas de organizaciones externas para complementar la ayuda financiera que otorga la misma universidad.

Con estos recursos al alcance, todo joven talentoso que sueñe con superarse mediante la educación puede considerar las mejores universidades del mundo, independientemente de los recursos económicos familiares.

La autora es especialista en educación y desarrollo internacional.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email