Edicion N 905 | 15 de diciembre de 2015
Inicio Dossiers
 

informe central

BOEING EN EL ‘HUB’ DE LAS AMÉRICAS



sector

ÓSCAR CASTAÑO LLORENTE
[email protected]

imagen

INGRESOS. Hasta el pasado mes de noviembre, el gigante aéreo de Estados Unidos registró pedidos por 97 mil 775 millones de dólares. Cortesía

Boeing acaba de ajustar un cuatrienio como el mayor fabricante de aviones del mundo. La compañía estadounidense apuntó hasta noviembre la entrega de 709 nuevas unidades, frente  a las 556 registradas por la europea Airbus.

El comportamiento del índice parcial de Boeing contradice la tendencia estimada en el pasado mes de enero, cuando voceros  de la industria aérea anticiparon que  2015 debía  ser un año de transición.

La entrega de aeronaves de la compañía estadounidense concuerda con sus perspectivas a muy largo plazo. En un encuentro reciente celebrado en Seattle, la ciudad donde Boeing produce sus naves, y con ocasión de la recepción  del modelo número 100 por parte de la  panameña Copa Airlines, voceros del fabricante presentaron sus aproximaciones sobre el comportamiento de la aviación comercial en los próximos 20 años.

Cifraron en 35 mil el número de aviones requeridos por las aerolíneas. En este conteo de cifras espectaculares aparece América Latina en el cuarto puesto de las zonas con más pedidos hasta el año  2034. El subcontinente precisará 3 mil 20 aviones. En primer lugar está Asia, con un estimado de pedidos de 14 mil 350 aeronaves. Le siguen América del Norte y Europa con más de 15 mil.

Y es en este panel por regiones en el que surge sin timidez alguna el hub de las Américas, uno de  los clusters de la industria aérea más importantes del hemisferio occidental.

La entrega del avión número 100 a Copa Airlines, un 737–800 Next Generation, convalida el rol del hub aéreo que opera en y desde Panamá. Van Rex Gallard, vicepresidente de Boeing para América Latina, el Caribe y África, realza la importancia del 737–800 número 100 de la aerolínea panameña.

“Esta fecha es un ícono de la aviación. Recuerdo cuando Copa tenía dos aviones, dos 737–200, y eso fue varios años atrás. Lo cual quiere decir que ha tenido un crecimiento rápido pero seguro, en el que se ha comprobado que el hub de las Américas ha cumplido una misión acertada”, destacó Gallard para la revista Martes Financiero.

El ejecutivo  habla casi del matrimonio Boeing–Copa, pues no duda en vincular a ambas compañías en los términos de  “estamos casados”. Es un matrimonio nacido a principios de la década de 1990, y desde entonces ambas partes se sirven de soporte mutuo.

La compañía estadounidense hace aviones de acuerdo con el crecimiento y las expectativas de su par panameña. Es el caso, por ejemplo, de la innovación continua en la fabricación de los winglets o aletas de la punta del ala y de otras modificaciones tecnológicas. O de mejoras en el diseño en beneficio de las proyecciones de la aerolínea. “Los winglets han hecho que Copa pueda volar a San Francisco y a Buenos Aires”, comparte Gallard.

Boeing recibe de Copa pedidos frecuentes en los momentos buenos y en los difíciles, y prueba de esto sucedió en 2009, año posterior a la crisis económica mundial. En ese entonces la aerolínea formuló la solicitud de una flota de aviones, en la cual se incluye la nave número 100, el 737–800 Next Generation. A partir de 2018 se inicia la entrega de las 61 unidades compradas en el siguiente pedido de Copa, adquiridas por 6 mil 600 millones de dólares. La operación le puso la borla a la Cumbre de las Américas 2015 celebrada en Panamá.

¿Por qué Panamá?

imagen

CUMBRE.  Acto del contrato suscrito entre las dos compañías. De pie: Barack Obama, presidente de Estados Unidos, y Juan Carlos Varela, presidente de Panamá. Sentados: David Joyce, de la oficina de aviación de Estados Unidos; James McNerney, CEO de Boeing; Stanley Motta, y Pedro Heilbron, CEO de Copa. Reuters

Durante este 2015 las aerolíneas debieron obtener 8,27 dólares por pasajero transportado, detalló hace unos meses para Martes Financiero el CEO de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Tony Tyler, en el marco de la 71 asamblea anual del organismo en Miami, Estados Unidos.

La renta de unos cuantos dólares puede ajustarse aun más si las aerolíneas no sacan partido de las ventajas del mercado, como los actuales precios del petróleo, o con los plus  aportados por los fabricantes a través de sus innovaciones constantes.

“El 737 tiene tres ventajas: confiabilidad, o sea que cuando la aerolínea dice ‘Salgo a tal hora, es a esa hora y no a otra’; eficiencia, y esto quiere decir que los ahorros del avión pueden compartirse con los pasajeros; y mucha comodidad en la parte interior”, aseguró Gallard.

Bajo estas especificaciones el 737–800 se constituye en el avión mejor dispuesto para aprovechar los beneficios del Hub de las Américas. De acuerdo con fuentes del mercado, el 80% de los nuevos aviones demandados por la industria serán de un solo pasillo, como los de la flota de Copa, y ayudarán a satisfacer la demanda en  aumento de los viajes regionales.

El Aeropuerto Internacional de Tocumen, eje central del Hub de las Américas, apuntaló en 2014 el recibimiento de 9,5 millones de pasajeros, 9.7% más en comparación con 2013. Respecto a 2015 registró hasta septiembre un total de 10 millones de  viajeros, cifra acorde con el comportamiento creciente de los últimos tres años.

Decía Gallard que trabajar con una aerolínea como la panameña supera la valoración simple de “un  partner”, un socio. “Es parte del éxito del 737, y otros operadores ven el éxito que ha tenido Copa Airlines con este avión y lo quieren imitar con nuestro producto. Es nuestro modelo”, explica el  ejecutivo.

El éxito del 737–800 y de las demás aeronaves construidas por Boeing no es producto del azar. Tampoco un caso fortuito. Su fabricación resulta de un intenso trabajo de 10 días, y si Dios creó el cielo y la tierra en una semana, pues entonces el ensamblaje de uno de estos aviones encarna el esfuerzo humano de intentar en 10 días el mayor atributo de la obra de Él. O sea la perfección.

imagen

ALCANCE.  Asia está en el puesto número uno de la lista de pedidos hasta 2034.  Cortesía

Para armar la nave se dispone de 300 mil piezas, que con el paso de los días se acoplan para ensamblar el fuselaje, las alas, las turbinas, el tren de aterrizaje, el desarrollo interior y los múltiples sistemas hasta lograr la hazaña definitiva. Todos los procedimientos se “testean” al detalle. El motor se incorpora en el día octavo, y este paso toma solo una hora.

En los dos días siguientes se hacen dos vuelos de examen. Son practicados sobre una ciudad circunscrita por lagos y colinas apacibles. Más allá está la inmensidad del océano Pacífico, y a media hora en sentido norte se encuentra Vancouver, y más allá reposa Alaska. Es un  espacio suficiente para probar las condiciones de un Boeing. La compañía concluye dos aviones cada día y un promedio de 42 al mes.

El acto de entrega del avión número 100  motivó la invitación a colaboradores de la línea aérea y a varios periodistas. En el vuelo de ida, antes de llegar a Seattle, los invitados debieron hacer una escala en el aeropuerto internacional de San Francisco. Se sintió cierto paralelismo al ver un avión de la compañía  panameña emprendiendo el aterrizaje junto a otro de la aerolínea más importante de Estados Unidos.

Pero fue mayor la adrenalina en el aterrizaje de regreso en el aeropuerto de carga de Tocumen. Las mangueras de dos carros cisterna del Cuerpo de Bomberos bañaron   el 737–800 para darle la bienvenida a suelo panameño.

Era un Boeing bautizándose en el Hub de las Américas, uno de tantos que seguirán llegando a este centro de la aviación de América Latina y el Caribe. Y de ahí   conectar la región con más destinos.

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas Virtual
Aprendoweb
Pulso de la Nación
Recetario
WKD
 

© 2010-2015. Editorial por la Democracia S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email