Edicion N░ 1040 | 28 de agosto de 2018
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

informe central

SECTOR ASEGURADOR GALOPA HACIA SU CONSOLIDACIÓN



ESTRATEGIA

ÓSCAR CASTAÑO LLORENTE
[email protected]

imagen
Luis De León, vicepresidente técnico y de reaseguros de Nacional de Seguros. Cortesía
Para valorar el acontecer de la actividad aseguradora panameña basta ver sus índices. Durante algo más de un lustro se redujo en una tercera parte. Pasó de tener 32 compañías a contabilizar 23. Mientras que en agosto de 2013 apuntaló un acumulado de primas suscritas por 789 millones 932 mil dólares, en el pasado mes de junio registró 725 millones 423 mil.

Y según cifras del primer semestre de 2018,  expuestas por la Asociación Panameña de Aseguradores (Apadea), los siniestros siguen en aumento con un ponderado del 20% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Las primas mantienen un ritmo de crecimiento de 4%.

Estos índices llevan a las fuentes de la industria aseguradora a definir su actual periodo como uno de consolidación. Una etapa subsecuente a la anterior expansionista, y que según Luis De León, vicepresidente técnico y de reaseguros de Nacional de Seguros, obedece al menor crecimiento económico del mercado en comparación con los años anteriores.

El  banderazo del ciclo previo se dio, sobre todo, con la instalación en el país de multinacionales cuando se fomentó su llegada con la emisión de una ley pertinente para ello, más la integración progresiva de la generación millennial a los diversos sectores productivos.

“Con el tiempo las cosas fueron cambiando. El mercado asegurador se fue endureciendo y el pastel comenzó a hacerse más pequeño”, aprecia De León. Un coctel de factores lleva a la consolidación del mercado, destaca una experta en asuntos financieros que pidió la omisión de su nombre, no sin antes advertir que los estadios de crecimiento llevan consigo nuevos y mayores riesgos, los cuales circunscriben las etapas posteriores.

Entre los factores enumerados se encuentran el aumento de los costos para cumplir los mayores deberes regulatorios, a diferencia de hace 10 años. Estos compromisos se concretan en la contratación de más personal y en inversiones tecnológicas. Las normas obligan a los participantes a concentrar una mayor parte de sus esfuerzos en actividades administrativas, en detrimento de las metas de producción. Y la ralentización de la economía, aspecto sobre el cual De León añade  que cuando una persona empieza a padecer la falta de liquidez, lo primero que suele hacer es “cortar” el seguro.

La experta comenta el aumento progresivo de las tasas de interés y su efecto de empujar a los inversionistas a buscar rendimientos más seductores en instrumentos diferentes a los del sector financiero. Y habla de los estándares globales de solvencia, de la tendencia de hacer una gestión basada en el riesgo.

imagen
Esilda González de Camacho, directora ejecutiva de Apadea. Cortesía
A propósito, Esilda González de Camacho, directora ejecutiva de Apadea, ejemplifica la manera como se transformó la industria: “Antes se pensaba que el blanqueamiento de capitales y el financiamiento al terrorismo y a las armas de destrucción masiva no eran un tema que alcanzaba a las aseguradoras”. No cabían inquietudes tales como si se podía lavar dinero con la compra de una póliza de automóvil. Sin embargo, compara, cambiaron los tiempos y la promulgación de la Ley 23 de 2015 establece parámetros y controles obligatorios en cuanto a que toda transacción en efectivo debe comunicarse a la Unidad de Análisis Financiero.

El maremágnum de dichos acontecimientos, locales y foráneos, condujo a la industria aseguradora panameña a ir excluyendo participantes mediante liquidaciones o con   fusiones y adquisiciones. Las más recientes compañías en cesar sus actividades forzosamente fueron Istmo Compañía de Reaseguros y Seguros Constitución.

El fenómeno de las adquisiciones se inició varios años atrás con la operación entre Pan–American Life Insourance Group, y Alico. Siguió el anuncio de la compra de la operación regional de AIG, primero, y de los activos de Generali, tiempo después, por parte del Grupo ASSA. Hace tres meses,  la plaza tuvo noticias de la fusión entre Acerta Compañía de Seguros y Aseguradora del Istmo, en la que la primera obtuvo el 75% del paquete accionario de la segunda.

Esilda González de Camacho apenas si se inquieta con el periodo presente de consolidación: “No es más ni es menos de lo que se sucede en el mundo entero”. La agremiada sostiene su postura bajo el entendido de que las fusiones y las adquisiciones “llegaron para quedarse”. En este sentido, añade, “estamos apenas arrancando los motores”.

En la largada de una carrera que, a grandes rasgos, deposita su futuro en la inmigración de más extranjeros, el afincamiento de más multinacionales como en efecto sucede en las zonas comerciales especiales, la profundización de la cultura del seguro y el respaldo tecnológico. Alrededor de 15 competidores es el número ideal de composición del mercado asegurador panameño, estima De León.

La pista y el corredor

El mercado no debe sorprenderse con las fusiones ni las adquisiciones. Ni siquiera son una moda, complementa la agremiada, quien considera que “más bien” estas operaciones resultan de la estrategia de cada empresa y de su gobierno corporativo. “De su lucha e interés por mantenerse fuertes en la plaza”, determina. Antonio Eleta, gerente general de Pan–American Life Insurance Group, complementa explicando que los cambios regulatorios y las exigencias en el manejo del riesgo podrían implicar más consolidaciones.   

imagen

José Antonio Eleta, gerente de Pan–American Life Insurance Group. Archivo–LP

ASSA pasó a representar el 25% del mercado tras las dos adquisiciones. “Es una empresa extremadamente sólida. Para hacer la operación con Generali debió satisfacer un amplio escrutinio con las autoridades de seguros y de reaseguros y de otras entidades. [Tal operación] viene a mostrar una imagen sólida y responsable de esta industria”, comenta Antonio Eleta.  (Martes Financiero intentó tener valoraciones de ASSA, pero fue imposible al cierre de la presente edición).    

El mercado, por su parte, moviliza a los competidores hacia la sofisticación de sus servicios. De León detalla cómo Nacional de Seguros es poderosa en fianzas de proyectos de gran calado. “Nos falta asegurar estas grandes obras en la parte de ingeniería. Queremos aprovechar la ventaja que tenemos y tomar los negocios de la misma construcción”, anticipa el ejecutivo.

En el ramo de automóviles se observa ya cómo se ganó oxígeno con las modificaciones legales recientes. Las normas aprobadas despejaron parte de un segmento económico de ventas en descenso y con el precio de autopartes en aumento, lo cual ha hecho más complejo cumplir las solicitudes de los asegurados. Hace un tiempo la gente adquiría obligatoriamente el seguro de automóvil para llenar el requisito de renovación de la placa pero no lo pagaba, y en el momento de afectarse con una lesión o causar un daño caía en la cuenta de que su póliza carecía de vigencia. Sin embargo la modificación a la ley de seguros logra impedir la cancelación de la póliza.

“Las compañías están siendo ahora más conscientes de su deber de cobrarla al inicio de la [existencia] del seguro, para evitarse el contratiempo de las cancelaciones independientemente de que no se haya hecho su pago. Los clientes están más pendientes de su póliza porque se les va a exigir que sea descontada”, especifica De León.

En las fusiones y adquisiciones sucede igual que con aquella porción de la energía perdida en su recorrido hasta el usuario final. Clientes optan por apartarse de la solución de continuidad entre las compañías, y buscan una ajena a ellas. Surgen entonces oportunidades para los demás competidores en un trance en el que gana preponderancia el corredor de seguros. Este agente es considerado por Luis De León una ficha clave del tablero: “Al final es quien administra la cartera de los clientes”. Es quien ayuda a tomar la decisión del interesado.        

Una comparación demuestra la relevancia atemporal del corredor de seguros en el mercado panameño a diferencia de otras plazas. Esilda González de Camacho recuerda que hace 20 años algunas compañías se negaban a invertir en publicidad y ponían los huevos de sus promociones en la canasta del boca a boca. Las experiencias positivas o  negativas se transmitían entre los clientes, y una parte importante de la atención estaba en manos del corredor.

“Hoy son pocas las compañías que consideran innecesario mostrarse en los medios de comunicación. Los clientes tienen las redes sociales a su alcance. Hacen pública su satisfacción o su molestia” con un determinado servicio en el que se mantiene vigente la importancia del corredor.

Consultado sobre la incidencia de las herramientas tecnológicas en la venta de pólizas, si ellas serán capaces de desplazar al agente de seguros, Luis De León hace hincapié en que falta mucho tiempo para que lleguen al país aquellas respuestas.

“Este país se maneja bastante con el corredor, que tiene una fuerza impresionante y no va a cambiar eso de la noche a la mañana. Aunque las tendencias los llevarán a ellos a modernizarse de acuerdo con las compañías, para que puedan seguir comercializando los productos a través de sus redes”, profundiza.

Al margen de esta evidente estabilidad, Esilda González de Camacho enfatiza en la urgencia de los corredores de “evolucionar e invertir” en tecnología para llegar a los nuevos consumidores. “Deben prepararse para que los asegurados perciban el valor agregado contenido en un asesoramiento profesional, independientemente de cuántos canales de distribución masiva surjan en el futuro”, prevé la agremiada.

Según una fuente, en la calidad del servicio de la actividad aseguradora panameña se comprueba que solo termina en demanda menos de una fracción de las quejas ante el regulador que activa los procesos contenciosos. Señal esencial, positiva entre varias otras, en una industria que sigue un patrón de comportamiento diferente al de la expansión. Se trata ahora del reacomodo del mercado: menos competidores, mayor sapiencia en la atención y por ende mejores rendimientos. Son los tiempos de la consolidación.

GALERÍA

SECTOR ASEGURADOR GALOPA HACIA SU CONSOLIDACIÓN

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
A la mesa
Buscafacil
Metro por Metro
 

© 2010-2018. Corporación La Prensa, S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email