Edicion N░ 1040 | 28 de agosto de 2018
Inicio Panel Principal PP Panamá Relieve Dossiers
 

la voz calificada

SEGUROS DE SALUD: ¿HACIA DÓNDE VAMOS?



ANÁLISIS

ESILDA GONZÁLEZ DE CAMACHO
[email protected]

imagen
AP
El seguro de salud privado es el activo más importante con el que cuentan en Panamá cerca de  400 mil  panameños, cuyas cabezas de familia hacen año tras año un sacrificio cada vez mayor para seguir pagando su seguro médico.

Este universo, que representa cerca del 10% de la población, lo conforman tanto familias a nivel individual como colaboradores de empresas privadas, quienes de manera solidaria con sus empleadores luchan anualmente por conservar este beneficio, que a consecuencia de la inflación médica y al incremento en el uso de los beneficios que cubre el seguro médico peligra con colapsar.

Este es un tema que, cómodamente para otros sectores,  siempre termina apuntando hacia las compañías de seguros y con frecuencia surge en conversaciones cotidianas: “¿hasta dónde van a llegar los incrementos en los seguros de salud?”.  Cuando verdaderamente lo necesite, se inquiere, ¿podré costear los servicios de la salud privada en Panamá?

Recordemos que el principio del seguro privado es igual al de la seguridad social y se basa en la solidaridad.  “El aporte de muchos debe ser suficiente para la pérdida de pocos”. Pero cuando esa posible “pérdida de pocos” empieza a crecer más rápido que las primas pagadas por toda la población, el resultado es predecible.  

Somos de la opinión de que si no hacemos algo ya,   de manera urgente, igual que la seguridad pública a través del Seguro Social, los seguros de salud privadas serán cada vez más difíciles de conservar o adquirir, lo  que terminará afectado no solo al consumidor, sino al Estado, ya que, aunque hasta la fecha ha sido mucho más fácil no hacer nada, quien tarde o temprano tendrá que asumir ese impacto de transferencia de los hospitales privados a los hospitales públicos será el Estado.

Veamos rápidamente las cifras y los principales actores de tan importante tema y que muchas veces pasan inadvertidos:

Las Aseguradoras:

De las 23 compañías que hay hoy día en el mercado, solo 9 ofrecen este producto, y 4 compañías representan el  80% del total de las primas de salud vendidas anualmente.

Al mes de junio de 2018 el ramo de salud ha acumulado primas por $148.4 millones y ha pagado reclamos por $115.0 millones, y recalco la palabra “pagado” porque significa que los asegurados en concepto de hospitalización, medicinas, laboratorios y otros es superior a esta cifra.   Generalmente las pólizas ofrecen una cobertura del 80% de los gastos y el asegurado asume el 20%, lo que se conoce con el nombre de coaseguro, que es la participación solidaria del asegurado en su propio riesgo, siendo este un mecanismo de salvaguarda y protección del sistema.

Si le sumamos este 20% promedio que asume el propio asegurado a los reclamos pagados, significa que el total facturado y presentado a las aseguradoras supera el 100% de las primas cobradas.

En los últimos cinco años la siniestralidad promedio del ramo de salud del mercado  es de 75%, lo que significa que de cada dólar pagado se reclama en gastos médicos 75 centavos.   Si a esta cifra se le agregan los gastos inherentes a la operación de una aseguradora para un sector que exige mucho servicio,  como planilla,  comisiones de intermediación, reaseguros,  impuestos de prima, entre otros, el resultado de la utilidad es marginal, lo que hace poco probable que a futuro se sumen nuevos jugadores importantes al mercado.

Pero también hay otro riesgo:  que algún jugador actual decida salirse del mercado por ser un ramo poco rentable.   Ya sucedió hace algunas décadas con Mutual of Omaha, que lideraba el mercado de pólizas de salud en Panamá y que después de muchos años de estar luchando por mantener márgenes de ganancia inexistentes decidió retirarse del mercado panameño.

Los Servicios Médicos:

Cuando hace también algunas décadas se apostó por la desregulación de los mercados, especialmente de los medicamentos, se acuñaba el término de “libre competencia” y que esta sería la mejor arma de protección para el consumidor.   Sería interesante saber si el Estado ha realizado un estudio formal del incremento de los costos médicos privados en los últimos cinco años.   ¿Bajaron las medicinas?  Los informes existen a nivel privado, las compañías de seguros manejan la información y les toca “controlar” costos de procedimientos, cirugías, medicinas, laboratorios, Rx contra volumen, ya que se incrementan 20%, 30% y hasta 40% de un año a otro, pero no hay un informe a nivel del Estado que refleje el incremento de la inflación médica privada, que es muy distinta a la inflación médica del país. 

Ya se hace común que las maletas de los viajeros vengan cargadas de medicinas cuando un familiar hace un viaje, ya sea de negocios o de placer, a algún destino donde los medicamentos están en una relación de 5 a 1 respecto a los costos en Panamá.

Es cierto lo que dicen algunos médicos y hospitales, “a mí ninguna compañía me va a decir cuánto debo cobrar”, sin embargo, se calcula que el 70% de los pacientes que visitan los hospitales y los médicos privados lo hace a través de una póliza de salud privada.  Y todos los panameños que hemos tenido que acercarnos a un hospital privado sabemos que la primera pregunta que nos hacen es:  ¿Tiene usted un seguro médico privado? 

¿Qué sucederá el día, no muy lejano, en que los consumidores de los servicios privados de salud no puedan pagar una cobertura privada?  Seguramente buscarán otras alternativas y solo hay dos:  Indagar en el extranjero sobre costos de procedimientos médicos o sumarse a los usuarios de la seguridad pública.

Como referencia, la inflación de los costos de salud privada, según estudios efectuados por Mercer Marsh Benefits en su estudio de Tendencias Médicas 2018, el incremento de los costos médicos de los planes de salud se triplica con relación a la inflación general en varios países de Latinoamérica.

El Estado:

La pregunta es ¿qué está haciendo el Estado para controlar este incremento en un área tan sensitiva como lo es la salud de su población? Dice la Constitución de la República:   “Es función esencial del Estado velar por la salud de la población”.  También dice que el Estado “deberá desarrollar una política nacional de medicamentos que promueva la disponibilidad y acceso a toda la población del país”.

Hay lecciones aprendidas en toda Latinoamérica con relación a la desregulación y vuelta a la regulación de medicamentos que son “de vida o muerte” para la población.

La preocupación de los asegurados de salud privados, así como de los que utilizan la seguridad social, es grande.   Los ingredientes están puestos.   Ahora que se inician los debates sobre salud y seguridad social, en el marco de las próximas elecciones,  no olvidemos agregar a la agenda la salud privada, de la cual se beneficia un segmento de la población que sin una póliza de salud no podría subsistir.

Un buen comienzo es contar con la información, indagar, comparar, analizar y brindarle información a los consumidores, recordemos que lo que “no se mide, no se controla y tampoco se puede mejorar”.

No sea que los seguros de salud privados terminen desapareciendo o, en otras palabras, acabemos con la gallina de los huevos de oro.

MÁS NOTAS

SEGUROS DE SALUD: ¿HACIA DÓNDE VAMOS?
LAS PAUTAS QUE MARCAN LA DEBIDA DILIGENCIA
EL FUTURO DEL TRABAJO Y LA TORMENTA PERFECTA

 

 
 
 
Traducir esta página
 
 
 
 
SUPLEMENTOS
Ellas
A la mesa
Buscafacil
Metro por Metro
 

© 2010-2018. Corporación La Prensa, S.A.  Derechos reservados.

Teléfono: (507)222-1222 Apartado 0819-05620 El Dorado
Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá

Ediciones anteriores | Nosotros | Email